Gala del Teatro 2017

DSC_0497
CELEBRACIÓN DEL DÍA MUNDIAL DEL TEATRO 2017

El Teatro de las Esquinas acogió el día 30 de Marzo la IX Gala del Teatro que organiza Ares, la Asociación de Empresas de Artes Escénicas de Aragón, donde además de los premios anuales que entrega la Asociación, también hubo espacio para la emoción, la risa y la crítica política para disfrute del  público asistente que llenaba completamente el Teatro de las Esquinas.  la gala fue presentada por los actores José Luis Esteban y David Ardid con la colaboración de Alfonso Palomares, Yolanda Blanco y Luis Rabanaque.

El Circo Raluy recogió el Premio Aragoneses por el mundo de manos de Ignacio Escuín; Elia Lozano, Premio a la Excelencia artística, le fue entregado por María López, Presidenta de Ares, Pedro Santisteve, Alcalde de Zaragoza; Fernando Rivarés, concejal de Cultura le entregó el Premio Revelación a Nueve de nueve, por La extinta poética. Esteban Villarrocha, un hombre dedicado a la Renovación pedagógica le dio el Premio de Artes Escénicas y Pedagogía a ITHEC, por los  talleres municipales de Teatro de Huesca, que recogió su coordinador, Julio Artero, que lo dedicó a los más de 500 alumnos que pasan cada año por los talleres y que son los «que después llenan el teatro». El Premio Escenotecnia recayó en Eduardo Pérez, tramoyista, quien pidió que en el futuro, la gala «pueda celebrarse en el Teatro Fleta»; el Premio del Trabajo, fue para Luis Pardos, muy emocionado, quien reivindicó las variedades y la revista porque «también es cultura y crea trabajo».

El Premio Honorífico lo recogió la «gran dama de la escena aragonesa», María José Moreno  que «mantiene su curiosidad y tiene mucho que enseñar» quien visiblemente emocionada, quiso compartir el premio («Honorífico viene de obsequio que se da a alguien», dijo) con todos los que ha compartido «alegrías, tristezas, dudas y nervios» a lo largo de su carrera.

«Dicen que el teatro está muerto y lo que pasa es que estamos  todos muertos de miedo». Esta afirmación fue la punta de lanza de una velada por la que se pasearon esos «malos de verdad» que tienen el mundo en sus manos y que fueron diana de las críticas y el humor. Trump le pidió gomina al alcalde antes de seguir con su muro; Marine Le Pen dijo querer mucho a los «petit africans» pero siempre que «no paséis la frontera»; y Putin quiso reivindicar la guerra y los destrozos «igual que aquí dinamitáis los teatros».

A lo largo de la Gala participaron  Kike Lera, Elia Lozano, Saul Blasco, Pepe Gros, los Titiriteros de Binéfar, Viki Lafuente, Tereza Polyvka, Civi Civiac, y la compañía Luis Pardos.

La Presidenta de Ares, María López-Insausti, en su discurso, reivindicó la  actividad de las compañías de artes escénicas, la de «crear espectáculos». En estos momentos, la Asociación la forman ocho compañías y dos salas y el año pasado estrenaron nueve obras y realizaron más de 1.400 funciones. Durante su alocución recordó un día de bolo, con la preparación del escenario, el viaje y «la emoción de los actores y del público», que en muchas ocasiones se encuentran.

Recordó también a esos ciudadanos que un día «decidieron vivir del riesgo» dedicándose al teatro para «huir de las oficinas» y que luego tuvieron que convertirse en empresas. Por eso, reivindicó que el trabajo «hay que pagarlo» como se pagan todos, con un sueldo digno.

Levantó la copa para que todos los gobiernos inviertan presupuestos «cada vez más mayores en políticas cultuales y pactadas con el sector», para que las empresas e instituciones privadas «entiendan el valor del arte» y para que se pongan la ley de mecenazgo y el estatuto del artista.

La lectura del texto del Día Internacional del Teatro que este año ha sido redactado por la actriz francesa Isabelle Huppert, la realizó e la actriz aragonesa María José Moreno.

La Gala fue dirigida por Carlos Martín, sobre un guión de Alfonso Plou. La producción de Ana Abán, el vestuario de Ana Sanagustín y de  jefe técnico ejerció  Tatoño Perales.

La Gala organizada por  la Asociación de Artes Escénicas Asociadas de Aragón (ARES Aragón Escena)  contó con  el apoyo  del Teatro de las Esquinas, el Ayuntamiento de Zaragoza, la Dirección General de Cultura del Gobierno de Aragón y  la colaboración de ZapZap y la Denominación de Origen Somontano.

PRESENTACIÓN DE ARES EN LA GALA. Vídeo de 3 minutos.

fotosVER 99 FOTOS DE LA GALA

Fotógrafo: Manuel Fernández Minaya

Mensaje Internacional del Día Mundial del Teatro 2017 de Isabelle Huppert

Día-Internacional-del-Teatro

Bueno, aquí estamos otra vez. Reunidos de nuevo en primavera, 55 años después de nuestra reunión fundacional, para celebrar el #Día Mundial del Teatro. Un solo día, 24 horas, que comienzan de la mano del teatro NO y del Bunraku que pasan por la Ópera de Pekín y el Kathakali, brillando entre Grecia y Escandinavia, de Esquilo a Ibsen, de Sófocles a Strinberg, entre Inglaterra e Italia, de Sara Kane a Pirandello, y también Francia entre otros, donde nos encontramos, y donde París es la ciudad del mundo que atrae a más grupos de teatro internacional. En esas 24 horas podemos ir de Francia a Rusia, de Racine y Molière a Chejov, e incluso atravesar el Atlántico para acabar en un Campamento californiano, tentando a jóvenes a reinventar, quizás, el teatro.

De hecho, el teatro renace cada día de sus cenizas. No es sino una convención que hay que abolir incansablemente. Así es como sigue vivo. El teatro tiene una vida abundante que desafía el espacio y el tiempo, y las obras más contemporáneas se nutren de los siglos pasados, los repertorios más clásicos se hacen modernos cada vez que son subidos de nuevo a escena.

El Día Mundial del Teatro no es pues, obviamente, un día cualquiera de nuestras vidas que deba ser tomado de forma banal. Hace revivir un inmenso espacio-tiempo y, para evocarlo, querría citar a un dramaturgo francés tan genial como discreto, Jean Tardieu: Hablando del espacio, se pregunta ‘cuál es el camino más largo para ir de un punto a otro.’ Sobre el tiempo, sugiere ‘medir, en décimas de segundo, el tiempo que se tarda en pronunciar la palabra ‘eternidad”. Sobre el espacio-tiempo, también dice: ‘Antes de dormir, fija tu mente en dos puntos del espacio, y calcula cuánto tiempo se tarda, en un sueño, en ir de uno a otro’.

Es la frase ‘en un sueño’ la que siempre me da vueltas en la cabeza. Pareciera que Jean Tardieu y Bob Wilson se hubieran encontrado.

También podemos resumir nuestro Día Mundial del Teatro, citando las palabras de Samuel Beckett que hace decir a Winnie en su estilo expeditivo: ‘¡Oh, qué hermoso día habrá sido!’

Al pensar en este Mensaje que tengo el honor de que me hayan pedido que escriba, he recordado todos los sueños de estas escenas. Por eso puedo decir que no he venido a esta sala de la UNESCO yo sola. Todos los personajes que he interpretado en escena me acompañan. Personajes que parecieron irse cuando caía el telón, pero que han cavado una vida subterránea en mí, dispuestos a ayudar o destruir los personajes que les sucedieron. Fedra, Araminte, Orlando, Hedda Gabbler, Medea, Merteuil, Blanche Dubois… Me acompañan también todos los personajes que he adorado y aplaudido como espectadora. Y por eso es por lo que pertenezco al mundo. Soy griega, africana, siria, veneciana, rusa, brasileña, persa, romana, japonesa, marsellesa, neoyorkina, filipina, argentina, noruega, coreana, alemana, austriaca, inglesa, realmente del mundo entero. Esa es la auténtica globalización.

En 1964, con ocasión de este #Día Mundial del Teatro, Laurence Olivier anunció que, tras más de un siglo de lucha, por fin se acababa de crear en Inglaterra un teatro nacional que él quiso transformar inmediatamente en un teatro internacional, al menos por su repertorio. El tenía muy claro que Shakespeare pertenecía al mundo.

Me ha encantado saber que el primer Mensaje de estos Días Mundiales del Teatro, en 1962, se le confió a Jean Cocteau, por ser autor del libro ‘La vuelta al mundo en 80 días otra vez’. Yo he dado la vuelta al mundo de forma diferente. La he dado en 80 espectáculos u 80 películas. Incluyo aquí películas en las que no distingo entre hacer teatro o cine, que sorprende cada vez que lo digo pero es cierto, es como es. Ninguna diferencia.

Al hablar aquí no soy yo. No soy una actriz. Soy solo uno de esos incontables personajes gracias a los cuales el teatro sigue existiendo. Es un poco nuestro deber. Y nuestra necesidad. Cómo expresarlo… Nosotros no hacemos que el teatro exista. Es gracias al teatro que nosotros existimos.

El teatro es muy fuerte, resiste, sobrevive a todo, a las guerras, a las censuras, a la falta de dinero. Es suficiente con decir ‘la escena es un escenario vacío de un tiempo indeterminado’ y hacer entrar a un actor. O una actriz. ¿Qué va a hacer? ¿Qué va a decir? ¿Van a hablar? El público espera, se va a saber, ese público sin el que no existe el teatro, no lo olvidemos nunca. Una sola persona de público, es público. ¡Esperemos que no haya muchas sillas vacías! Salvo en la obra de Ionesco. Al final la Vieja dice: ‘Sí, sí, muramos en plena gloria… Muramos para entrar en la leyenda… Al menos tendremos nuestra calle.’

El Día Mundial del Teatro existe desde hace ahora 55 años. En 55 años soy la octava mujer a la que se le pide pronunciar un mensaje, bueno, no sé si la palabra ‘mensaje’ es la adecuada. Mis predecesores (¡se impone el masculino!) hablaron del teatro de la imaginación, de libertad, del origen, evocaron la multiculturalidad, la belleza, las preguntas sin respuestas… En 2013, hace tan solo 4 años, Darío Fo dijo: ‘la única solución a la crisis, reside en la esperanza de una gran caza de brujas contra nosotros, especialmente contra los jóvenes que quieren aprender el arte del teatro: así surgirá una nueva diáspora de comediantes, que hará surgir de estas limitaciones unos beneficios inimaginables para una nueva representación.’ Beneficios inimaginables es una fórmula digna de aparecer en un programa político, ¿no? Como estoy en París poco antes de unas elecciones presidenciales, sugeriría a aquellos que pretenden gobernarnos, que estén atentos a los beneficios inimaginables aportados por el teatro. Y por supuesto, ¡nada de caza de brujas!

El teatro para mí es el otro, el diálogo, la ausencia de odio. La amistad entre los pueblos. No sé ahora mismo qué significa exactamente, pero creo en la comunidad, en la amistad de los espectadores y los actores, en la unión de todos a los que reúne el teatro, los que lo escriben, los que lo traducen, los que lo explican, los que lo visten, los que lo decoran, los que lo interpretan, incluso, los que van. El teatro nos protege, nos acoge… Creo de veras que nos ama… tanto como le amamos.

Recuerdo a un viejo director de la vieja escuela, que antes de que se levantara el telón, entre bambalinas, decía cada noche con voz firme: ‘¡Paso al teatro!’

Estas serán mis últimas palabras. Gracias.

Traducción: Fernando Bercebal · mOmentO dc · ñaque

Isabelle Huppert

Isabelle Huppert Cannes 2015.jpg

Isabelle Anne Madeleine Huppert, conocida como Isabelle Huppert (n. París, Francia; 16 de marzo de 1953) es una actriz francesa. Es ampliamente considerada una de las intérpretes más finas y prolíficas del cine y el teatro europeo, quien ha aparecido en más de 100 películas y producciones televisivas desde su debut en 1971. Ha desarrollado gran parte de su carrera en Francia y es considerada como una de las mejores y más respetadas actrices del mundo. En teatro ha protagonizado más 20 textos de primer nivel.

Es reconocida como la actriz con más películas seleccionadas para la sección competitiva del Festival de Cine de Cannes, y dos veces reconocida como mejor intérprete por: Violette Nozière de Claude Chabrol en 1978 y La pianista de Michael Haneke en 2001. Es la actriz con más nominaciones al Premio César, con 17 menciones en total, la primera como actriz de reparto en la cinta Aloïse de 1976 y la más reciente, en 2017, por su participación en Elle. Fue condecorada con la Orden Nacional del Mérito en el grado de «Caballero» en 1994 y fue elevada al grado de «Oficial» en 2005, y con la Legión de Honor como «Caballero» en 1999 y ascendida a «Oficial» en 2009.

De igual manera, ha sido homenajeada en dos ocasiones en el marco de Festival de Cine de Venecia por su destacada participación en las cintas: Une affaire de femmes de 1988 y La ceremonia de 1995. Su rol protagónico en Madame Bovary de 1991, le dio un galardón en el Festival Internacional de Cine de Moscú.2 Algunas de sus principales cintas de origen francés son: Loulou de 1980, La separación de 1994, 8 mujeres de 2002, Gabrielle de 2005 y Amor de 2012; de igual forma, su trabajo se ha expandido en filmes de Italia, Rusia, Europa Central y Asia. Algunos de sus principales filmes en idioma inglés son: La puerta del cielo de 1980, Extrañas coincidencias de 2004 y La desaparición de Eleanor Rigby de 2013.

En 2016, Huppert ganó nuevamente el aplauso de la crítica especializada por las películas Elle y El porvenir, ganando el reconocimiento de la Sociedad Nacional de Críticos Cinematográficos, del Círculo de Críticos de Nueva York y de la Asociación de Críticos de Cine de Los Ángeles. Por su elogiada interpretación en Elle, la actriz recibió el Globo de Oro y su primera nominación al Óscar.

DESCARGAR DOSSIER  DE PRENSA DE LA GALA

 

ORGANIZA:

logo_completo_300x200

Apoyan:

Teatro-de-las-Esquinas_icon      Ayuntamiento de Zaragoza. Cultura  Logo_color_Gobierno_aragon

Colaboran:
Somontano_logo          logo_zapzap_300

gala_teatro_2017

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies